vivisandvasquez


Just another WordPress site
santiago, chile

2014/2017

Vestibles (RH xxx: ropa que habla)
2014-2017

La piel como campo expandido desde la interactividad performática, escultórica y visual

INTRO:
A lo largo de mi experiencia como artista visual, defino mi propuesta como una constante búsqueda y duda que se ha basado en indagar y experimentar muy intuitivamente diversos soportes y posibilidades de desplazamientos y cruces con otras disciplinas, áreas del conocimiento, materialidades y lenguajes desde la materia y el ensamble de diversos elementos.
Desde este perfil, comienzo un proceso de trabajo que en un principio fue a partir de la recolección de objetos y material cotidiano-s en los que posteriormente se decontextualizaban mediante la intervención de estos, con el fin de generar futuras puestas en escena desde una cadena de montaje.
Este período de trabajo me hizo descubrir que lo que me importaba más bien era generar una instancia de materialidades que interactuaran con un espectador de una manera que fuera más dinámica, y que con el tiempo, me vi en la necesidad de querer que aquellas objetualidades tuvieran una vida propia  no sólo desde la materialidad.

Es así, como esta necesidad me fue llevando a descubrir y a instalarme definitivamente en el objeto vestible como un campo de propuesta que puede ser más dinámico y expandido, ya que éste puede actuar como una piel ( capa ) de interacción, incluso cotidiana, pues puede ser portado, y que a su vez contiene elementos con una fuerte presencia de lo pictórico, lo escultórico, lo performativo, además de poseer un cruce importante de conceptos y elementos que van unidos y en directa relación con el sujeto: objeto base de esta propuesta, porque lo vestible como tal siempre y ha sido y sigue siendo una capa fundamental para el sujeto y el desarrollo de su vida.
QUE:
La producción de una serie de piezas vestibles portables como segunda y tercera piel insertas en un contexto de  objeto performático, escultórico y audiovisual que posee la propiedad de tener incorporado sobre sí mismas componentes electrónicos sonoros y lumínicos que hacen de estas piezas un objeto de interacción consigo mismo, con otros y con el entorno.

POR QUÉ:
Es importante indagar e introducir en lo vestible y-o textil la posibilidad de ser un soporte de arte, porque permite producir una interfaz que simboliza la piel, el elemento más directo del hombre como un elemento para generar un diálogo con la relación consigo mismo y-o con el entorno:
Lo vestible es la piel que nos cubre y nos hace expresar y mostrar nuestros estados internos, también lo vestible nos permite relacionarnos con otros por lo tanto nos extiende; y por otro lado además nos protege, nos refugia, y nos contiene, siendo una especie de coraza, y que al trabajarlo desde el arte, se manifiesta un poder de transformación del sujeto y la creación o puesta en escena de otras realidades que, en este caso mediante algunas tecnologías sonoras y lumínicas, el objeto vestible habla, y establece por lo tanto, un nuevo gesto de relaciones, y un nuevo concepto del vestuario porque lo extiende para ser un instrumento de gestos y funcionalidades nuevas.

PARA QUË:
Proponer lo vestible como una interfaz dinámica que contenga las propiedades de ser simultáneamente visual, matérica, cotidiana ( por ser posible de portar por un sujeto) y ficcional, cualidades que se pueden trabajar desde este soporte, para poder generar además diversas puestas en acción y escenas audiovisuales de comportamientos humanos en un contexto bastante subjetivo y performatico, que mediante la incorporación de tecnologías electrónicas e indagación en estructuras de confección y superposición de materiales, estas piezas cumplen su función de ser dispositivos-artefactos de acción y reacción creativas  dentro de un escenario que posibilite esta extensibilidad del vestuario y lo textil como indagación artística.

En resumen se genera una propuesta basada en la creación de un objeto performático y audiovisual, en torno a lo vestible como piel interactiva y extensiva del sujeto en cuanto a su relación con el entorno y consigo mismo, definiéndolo como una capa simbólica del ser y estar en el mundo, y que habla desde el cuerpo acerca de las relaciones que podría tener con el lenguaje como  la expresión del  gesto y de la interacción.

PALABRAS CLAVES:
Interfaz, piel, cuerpo, Interacción, embodiment, wearable, extensión, artefacto, percepción, ubicuidad, tecnología
ficción ubicua, portable, capa.

Modelo >

AmandineLambert *(Belgica, Chile)

 

 

Macarena Murua Revista MasDeco Full Diseño X Periodista: Manuela Ovalle Foto: Alejandra González

 

Macarena Murua Revista MasDeco Full Diseño X Periodista: Manuela Ovalle Foto: Alejandra González

 

Macarena Murua Revista MasDeco Full Diseño X Periodista: Manuela Ovalle Foto: Alejandra González

 

Macarena Murua Revista MasDeco Full Diseño X Periodista: Manuela Ovalle Foto: Alejandra González

RH002C decir algo. Attiny 85

 

_MG_0243

 

Attiny 85 reprogrammed

Attiny 85 reprogrammed

 

attiny 85 programmed with a simple melody

attiny 85 programmed with a simple melody

detalle haking hack

detalle hacking hack

laser cut, aparato laser descontextulalizado

laser cut, aparato laser descontextulalizado

sombrero es un teremin y pechera es un sonido que se deja de oir

sstemas sonoros electronicos analogos

_MG_0211

 

_MG_0181

Ensayo tercer teremin a banda de rock

19990581_464421513932662_4980772630443302746_n

Vocalista > Brenda Banda

Banda Agregados Kulturales

Santiago, Chile

———————————–

———————————–

Hablar del ethos barroco es hablar de una forma de vivir al interior de la modernidad, es una manera de sobrevivir o de inventarse estrategias dirigidas a neutralizar la contradicción propia del capitalismo, en la cual el progreso del capital se produce a costa de un desgarramiento constante de los seres humanos -modernos-, de la naturaleza y de su mundo, debido a un modo de producción -capitalista- que antepone la multiplicación del capital frente a los aspectos cualitativos de la vida (valores de uso, naturaleza, sociabilidad no mercantilizada, tiempo libre, etc.), que son persistentemente acosados por las dinámicas del capitalismo. Como nos recuerda Echeverría (2010)1, la Modernidad Capitalista vive de sofocar a la vida y al mundo de la vida….

 

 

El ethos opera entonces, como una segunda naturaleza, ya que incorpora en la sociedad un conjunto de normas y códigos sociales, creados para hacer posible la cohabitación “armoniosa” entre los seres humanos. Se trata, por lo tanto, de una creación indispensable para poder organizarse como sociedad y generar las reglas mínimas que van a regular su comportamiento. El barroco por su parte, es la decoración absoluta, adornos superfluos que centran la atención más en lo accesorio que en lo sustancial. Como arte, es una forma de expresión que prefiere el efecto local y efímero por sobre el impacto duradero, buscando persuadir al entendimiento mediante la conmoción de los sentidos. El exceso de énfasis en las formas o la abundancia de su decoración lo hacen muy diferente de los otros estilos en los que prima una racionalidad más equilibrada y sobria, como es el caso del estilo neoclásico francés (a/ Echeverría, 1998).

Durante mucho tiempo (entre los siglos XVIII y XIX), el término barroco tuvo un sentido peyorativo, era sinónimo de recargado, de desmesurado y hasta de irracional. Se decía que era una expresión de la simulación que termina por transformar al arte en un instrumento de lo festivo (a/ Echeverría, 1998). Desde esta perspectiva, se puede comprender la estrategia del mestizaje cultural en América Latina, sin duda como barroca, ya que promueve un tipo de comportamiento que intenta permanentemente romper con las reglas y las exigencias impuestas por el canon clásico o por las relaciones capitalistas de producción, es decir, es una estrategia que se resiste a aceptar la destrucción de los valores de uso, promoviendo y reivindicando las formas sociales de la vida. El Ethos Barroco opera entonces como una forma de rebelión dentro de la subordinación al capital, y lo hace activando la teatralización de la vida, impulsando las dimensiones de lo imaginario, construyendo mundos ficticios. De esa manera puede rescatar, al menos por unos instantes, la riqueza cualitativa de la vida, aun en medio de la devastación que implica el sacrificio al que estamos expuestos en manos del capital y su lógica de acumulación. Por ello, para el ethos barroco el rescate de lo lúdico y lo festivo pasa a ser esencial como elementos que reivindican lo humano. En este sentido, el ethos barroco es muy poco productivo, ya que no contribuye para nada al incremento “necesario” del “famoso” Producto Interno Bruto, más bien lo obstaculiza.

http://ciespal.org/publicacion/ethos-barroco-como-resistencia-al-capitalismo/